Es curioso, el ser humano necesita alimentarse para sobrevivir pero si nos alimentamos mal corremos el riesgo de no hacerlo pues nos puede conducir a la generación de enfermedades que podrían poner fin a nuestra particular existencia de forma prematura. Todo en su justa medida. Así que la clave parece consistir en alimentarse de la forma más sana posible y equilibrada sin que en nuestro organismo salten las alarmas.

Nuestra nutrición cada vez cobra mayor importancia así que es fundamental saber aquello que nos puede beneficiar y lo que no.  Los que nos cuidamos generalmente ponemos especial énfasis en comer de una forma sana para prevenir enfermedades cardiovasculares y reducir los riesgos. Pero hay otros órganos del cuerpo que precisan de su cuidado, como el cerebro, y es muy oportuno conocer qué alimentos pueden dañarlo a largo y plazo y cuáles lo protegen. Hay en este sentido interesantes estudios de nutrición que confirman que ciertos alimentos consumidos en exceso ponen en peligro nuestro cerebro, hasta tal extremo que algunas enfermedades como el Alzheimer pueden estar vinculadas por malos hábitos nutricionales.

¿Y cuáles son esos alimentos que no son convenientes para prevenir este tipo de enfermedades y evitar alteraciones o trastornos? Uno de ellos es la fructosa. Una dieta donde su presencia es elevada puede dañar tu capacidad de aprendizaje y memoria además de fomentar resistencia a la insulina provocando con el tiempo diabetes tipo 2 y grasa abdominal. Otra consecuencia negativa es que afecta negativamente a los triglicéridos en la sangre y a partículas de LDL densas que forman placa en las arterias lo que trae como consecuencia mayores riesgos de enfermedades cardiacas. Eso sin olvidar la grasa abdominal.

Curry
Curry

Si queremos evitar estos riesgos es muy aconsejable que alejemos de nuestra vista los alimentos procesados porque albergan fructosa así como los refrescos habituales, zumos de naranja no naturales e incluso determinadas bebidas deportivas que aunque son teóricamente sanas llevan fructosa como edulcorante. Algunos de vosotros preguntaréis si es aconsejable tomar frutas naturales porque también incorporan fructosa. Sí, porque sus niveles son bajos en comparación con los procesados y además llevan una serie de fitonutrientes, fibra y antioxidantes que contrarrestan los efectos negativos de la fructosa.

parafarmacia de confianza

Sigamos con otros alimentos negativos para nuestro cerebro: las grasas trans que además dañan las membranas celulares por lo que hay que evitar fritos y de nuevo los aceites hidrogenados de las comidas procesadas. El mercurio tampoco es aconsejable en exceso, así que evitemos en lo posible atún y el pez espada, por ejemplo, y optemos por salmones o  trucha que son peces mucho más pequeños y por tanto albergan menos cantidad de mercurio.

Por otra parte, ¿verdad que a muchos de vosotros os cuesta prescindir del pan, cereales, pastas y magdalenas? Y es que son muy adictivos porque el trigo contiene exorfinas que actúan en el cerebro de modo muy parecido a los opiáceos. Te crean dependencia y encima su elevado consumo también puede dañar tu cerebro.

Entonces ¿qué hay que hacer? Pues estos estudios proponen la ingesta de alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3 y aceite de pescado y otros curiosos como el curry que lleva cúrcuma, un potente antioxidante que protege el cerebro. Así que dejarse caer por un restaurante de comida india no viene mal de vez en cuando. Ya lo sabes, deja que tu cerebro piense para cuidarse así mismo.

parafarmacia de confianza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here