¿Cómo adelgazar, sin dañar nuestro organismo?, en la insulina está la clave

Como muchas veces os he contado entorno al mundo de las dietas para adelgazar, he encontrado este artículo a traves de la web de El Confidencial donde el doctor canadiense Jason Fung – prácticamente opina igual que yo, cosa que me encanta. Es de una lectura rápida y entretenida. Segun el Dr.Fung, todo gira alrededor de la insulina.

El doctor canadiense Jason Fung

Como cuenta en su nuevo y revelador libro, ‘The obesity code’ (Greystone), tras 20 años preocupándose por estudiar la causa de estas enfermedades –generalmente, la obesidad– más que de los síntomas –el fallo del riñón–, está convencido de que nos falta una pieza clave para enseñar a la gente a adelgazar de forma efectiva y no engordar a la primera de cambio.

Tal como explica Fung en el libro, “al igual que las enfermedades del corazón tienen múltiples desencadenantes (dieta, estilo de vida, estrés, genética…), tu abultada barriga también puede ser causada por un número de diferentes factores: el estrés, la genética, los aperitivos constantes, los turnos de noche, la adicción a la comida, los refrescos, el consumo excesivo de alcohol o una microbiota desequilibrada, por ejemplo”.

Sólo hay una forma efectiva de adelgazar a largo plazo: conseguir mantener a raya los niveles de insulina

La insulina es la clave

parafarmacia de confianza

Es esta hormona la que inunda nuestro torrente sanguíneo tras cada comida, almacenando el exceso de azúcar en forma de grasa en el hígado y en diferentes zonas de todo el cuerpo.

adelgazar

En este proceso hay, además, un problema añadido. Cuando se elevan los niveles de insulina, bajan los de azúcar, algo que estimula el hambre, y nos empuja a querer más y más comida (a ser posible, en forma de carbohidratos). Un círculo vicioso que, si no se corta, nos lleva directos a sufrir resistencia a la insulina, una alteración genética que hace que se necesite mayor cantidad de la hormona cada vez que comemos, y que es la antesala de la obesidad y la diabetes.

“Si tienes sobrepeso hay muchas posibilidades de que tengas resistencia a la insulina y los niveles de la hormona estén estancados en la modalidad en la que almacenan mucha grasa, sin importar cuanta comas”, explica Fung.

La clave es conseguir que los niveles de insulina se derrumben. Por desgracia, no vas a lograrlo siguiendo una dieta convencional. “Para reducir correctamente los niveles de insulina y reconfigurar tu balance hormonal tienes que abstenerte por completo de comer”, asegura Fung. “Suena horrible, pero el ayuno es, en mi opinión, la pieza más importante que falta en el puzle de la pérdida de peso”.

Un ayuno soportable

Lo que dice Fung podría parecer una obviedad, claro está que si no comemos adelgazaremos, pero en realidad se trata de un tipo de intervención para perder peso que ha gozado de muy mala prensa en los últimos tiempos y solo poco a poco, y gracias a doctores de prestigio como el propio Fung, empieza a tomarse en serio.

En 1977 comíamos pan blanco y mermelada, que aumentan los niveles de insulina, pero no estábamos picando todo el rato. Y no eramos obesos.

Si nos paramos a pensar un momento, los consejos nutricionales para adelgazar más habituales incluyen cosas como hacer cinco comidas o no saltarse el desayuno, que impiden claramente cualquier tipo de ayuno.

La idea de empezar a ayunar puede asustar a cualquiera, pero el médico no habla de estar tres o cuatro días sin comer hasta que olemos a mofeta. Lo importante, explica, es conseguir que haya periodos de ayuno de 12 o 16 horas, que se consiguen de forma relativamente sencilla si, por ejemplo, cenamos pronto y retrasamos (o nos saltamos) el desayuno.

Lo que nos aconseja para adelgazar es:

1. Deja de picotear, no existe el’snack’ saludable.

2. Desayuna bien (o no lo hagas si no tienes hambre). Si decides desayunar, los huevos o el yogur son los mejores desayunos. Y el café (sin azúcar, claro) es según Fung de lo más saludable.

3. Toma vinagre, Fung asegura que “estudios sólidos” muestran que tomar un par de cucharaditas de vinagre diluidas en un vaso de agua antes de las comidas puede disminuir los niveles de azúcar en el cuerpo.

4. Ayuna durmiendo. Lógicamente, mientras dormimos es más fácil no comer, pero la clave para que el ayuno nocturno sea más alargado reside en cenar antes y desayunar más tarde.

Si de lunes a viernes te saltas el desayuno y el sábado y el domingo sigues el ayuno de 12 horas puedes perder entre 1 y 2 kilos a la semana

Ayunar durante 12 horas es bastante sencillo. Simplemente no comas nada tras cenar a las 19 ó 20 horas y hasta desayunar a las 7 u 8 de la mañana. Pero mejor aún es lograr estar 16 horas sin comer, para lo que debes saltarte el desayuno y no comer desde las 19 ó 20 de la cena hasta las 11 ó 12 del medio día. Por su puesto, en cualquier momento puedes beber agua, té o café sin azúcar, una buena forma de mitigar el apetito.

Los ayunos de 12 ó 16 horas se pueden combinar para lograr resultados sorprendentes. Si de lunes a viernes te saltas el desayuno (y estás 16 horas sin comer) y el sábado y el domingo sigues el ayuno de 12 horas –no desayunar estos días es muy duro– puedes perder entre 1 y 2 kilos a la semana.

*Recuerda, eso sí, que los niños y las mujeres embarazadas o que están amamantando no deben ayunar.

5. No te estreses

Los niveles de insulina pueden variar enormemente por efecto de otra hormona, el cortisol, que está directamente relacionada con el estrés y que eleva los niveles de azúcar para que el cuerpo tenga la suficiente energía para lidiar con las amenazas.

Adelgazar: Un salteado de verduras puede ser una cena de lo más recomendable si queremos perder peso. (iStock)

6. Abandona los refrescos para adelgazar

Ya no cabe duda de que el azúcar es particularmente “engordante” porque incrementa los niveles de insulina, en el corto y largo plazo. Todos haríamos bien en eliminar por completo de nuestra dieta todos los azúcares añadidos y, por supuesto, los refrescos, que son los mayores responsables de nuestra ingesta exagerada de dulce.

Fung cree, además, que no basta con pedir las variedades sin azúcar. “Los refrescos ‘light’ pueden contener muy pocas calorías y nada de azúcar, pero los estudios muestran que elevan nuestros niveles de azúcar como si tuvieran, haciendo que ganes peso. La investigación ha mostrado que edulcorantes como la sucralosa, el aspartamo y la estevia son más dulces que el azúcar y, por ello, elevan incluso más la insulina”.

7. Come fibra

Aunque los carbohidratos tengan tan mala prensa (y con razón) siguen siendo nutrientes fundamentales de nuestra dieta que no debemos abandonar. Lo que debemos hacer es elegir los carbohidratos correctos, que son aquellos presentes en los vegetales y las legumbres, y eliminar los que más engordan, los del arroz, el pan y la pasta.

8. No huyas de la grasa

La grasa es el único nutriente que no tiene una influencia sobre la insulina ni la glucosa, sin importar cuanta se consuma. Las grasas como la mantequilla, el aceite de oliva o la manteca son buenas para la salud, pues te mantienen lleno y, consumidas con moderación, no engordan especialmente. ¿Y qué hay de la relación entre el consumo excesivo de grasas y el riesgo cardiovascular?

“Desde luego no suscribo la hipótesis de que demasiada grasa en la dieta es mala para el corazón”, afirma tajante Fung. En su opinión, la arteroesclerosis, el estrechamiento de las arterias que acaba impidiendo el correcto flujo de sangre que es la patología que más riesgo cardiovascular conlleva, es causada por la inflamación, y la grasa, asegura, no es la única, ni la mayor, culpable de ésta.

Espero que os sirvan estas recomendaciones al igual que siempre os brindo a través de la Parafarmacia de Confianza o llamando 91 279 47 00 donde te asesorarán debidamente.

Ya me contaréis !

(c) Meli Camacho

parafarmacia de confianza
Compartir
Artículo anteriorDieta quemagrasa en 3 pasos
Artículo siguienteHaz dieta comiendo carbohidratos
Meli Camacho
Periodista Colaboradora en Radio y Televisión. Apasionada de la salud, la nutrición, la estética y la belleza natural.

2 Comentarios

  1. Hola Leticia
    Al aparato digestivo hay que dejarlo tranquilo y que descanse. Para cada alimento que comemos tenemos distintas enzimas para digerirlo. Si comemos constantemente agotamos el trabajo de estas enzimas . Luego como hacen los animales o alimentamos a nuestros perros, lo ideal es que coman una vez al día. Yo lo pratico y me va muy bien. Un beso fuerte. Gracias

  2. Hola. Genial articulo. Comparto cien por cien esta teoria del ayuno intermitente. A mi me va genial. Creo q las recomendaciones oficiales de no saltarse el desayuno y cinco comidas al dia , te hacen tener hambre a todas horas. Suscribo todo lo q cuentas. Me encanta tus ideas .
    Gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here